Fascitis plantar y su relación con la alimentación

La fascitis plantar es una patología de tipo inflamatorio, por lo que es importante conocer qué alimentos ayudan a reducir el dolor que produce.


Qué es la fascitis plantar

Una de las causas más comunes de dolor en el talón es la fascitis plantar. Esta patología consiste en la inflamación de la fascia plantar, un tejido que conecta el hueso del talón con los dedos de los pies. Su forma es triangular y se encuentra situado en la planta del pie.

Las diferentes actividades físicas, el sobrepeso, la edad, los trabajos que exigen estar de pie y la propia mecánica del pie son algunos de los factores que causan la aparición o  deterioro de la fascia plantar.

La fascitis plantar genera un molesto y doloroso dolor punzante en la parte interna del talón. Generalmente el dolor experimentado desaparece tras los primeros pasos siempre que la patología no se agrave. En el caso de los deportistas el dolor tiende a experimentarse al comienzo de la mañana y tras el ejercicio.

La fascitis plantar requiere tomar medidas desde sus primeros síntomas, ya que el ignorarla causaría que el dolor continúe y vaya a más pudiéndose convertir en un dolor crónico que dificulte las actividades rutinarias afectando también a la rodilla e incluso a la cadera.



Influencia de la alimentación en la fascitis plantar

La fascitis plantar es una patología del tipo inflamatoria, por lo que la alimentación supone una buena baza con la que poder combatirla. El proceso de la inflamación es totalmente natural y ocurre con regularidad en el organismo, especialmente si se realiza ejercicio, pero si se descontrola es posible que aparezcan patologías como la fascitis plantar.

Los alimentos que mejor combaten la inflamación son aquellos que contienen omega-3, antioxidantes de origen natural, vitamina C etc. Algunos de ellos recomendados para este tipo de inflamaciones son:

  1. Frutas rojas y/o cítricas: Fresa, cereza, sandía, naranja, piña, mandarina…
  2. Aceite de oliva: Es una de las grasas más beneficiosas para el cuerpo y contiene propiedades antiinflamatorias.
  3. Pescados con alto contenido en omega-3: Atún, sardina, arenque…
  4. Vegetales ricos en vitaminas A y B: Rúcula, brócoli, col…
  5. Té verde: Actúa como un potente antiinflamatorio.

Consejos para mejorar la fascitis a través de la nutrición

Elaborar una dieta equilibrada y enfocada en reducir la fascitis plantar puede ser de gran ayuda a la hora de tratar y prevenir la fascitis plantar.

Ya hemos mencionado los diferentes alimentos que pueden disminuir y controlar la fascitis, por lo que incluirlos a nuestra rutina diaria debe ser una de las primeras acciones que llevemos a cabo en el ámbito de la nutrición para lograrlo.

El siguiente paso a dar será la reducción de la ingesta de alimentos inflamatorios. Al igual que los alimentos pueden ayudar a controlar la fascitis, también pueden empeorarla. Se debe evitar la comida procesada, ya que contiene grasas saturadas y trans que no favorecen en absoluto. Otro tipo de alimentos que se deben evitar son aquellos que contienen azúcar, ya que este es el principal causante de la inflamación de los tejidos corporales.

Por último, existen complementos nutricionales que aportan vitaminas y minerales que ayudan a combatir los efectos de la fascitis como el calcio, el magnesio y la vitamina C. Es recomendable hacer uso de ellos ya que mediante la alimentación no siempre se ingieren las cantidades suficientes como para notar la disminución del dolor que causa la fascitis plantar.

Producto agregado a la lista de deseos
Product added to compare.

Para mejorar al máximo tu experiencia, esta web utiliza cookies. Si utilizas la web significa que estás de acuerdo con que usemos cookies. Hemos publicado una nueva política de cookies, que deberás leer para entender mejor cuáles son las cookies que utilizamos.